viernes, 30 de enero de 2009

¿Es la nuestra una sociedad machista?


Si hablas con un gringo culto (porque con uno inculto no se puede hablar), advertirás que considera que las sociedades latinoamericanas son machistas, en particular la mexicana. Esto nos hace deternos y observar, como desde fuera, muchos de nuestros hábitos, de nuestras costumbres y de nuestra manera de pensar, tratando de determinar cuán machistas somos los mexicanos.

El resultado no se hace esperar. La nuestra es una sociedad machista, sea que el machismo se oriente hacia lo masculino o hacia lo femenino. La mayoríade los hombres no reconocen ni la igualdad de derechos de hombres y mujeres ni la equidad de género. Más aún: muchos hombres ni siquiera se plantean la posibilidad de que debería promoverse la equidad de género, pues en el fondo de su inconsciencia piensan que las cosas están bien tal como están ahora, es decir, buscan sigilosamente mantener el statu quo, y no se ven muestras claras de que piensen en cambiar esta actitud.

Las pruebas están a la vista: compara cuántas secretarías de estado las ocupan hombres y cuántas mujeres; lo mismo ocurre con diputados y diputadas, senadores y senadoras, gobernadores y gobernadoras, presidentes municipales, directores y directoras de empresa... es decir, los puestos y cargos que ejercen una gran influencia en la toma de decisiones están ocupados en su mayoría por hombres.

Por otra parte, y como complemento de lo mismo, hay empleos y ocupaciones que, por desviaciones sociales y culturales, están ocupados por mujeres, lo que acentúa más el tema de la discriminación femenina. Por ejemplo, son mayoría las maestras de jardines de niños, las personas que atienden en las tiendas departamentales, las personas que se encargan de la limpieza doméstica o de hoteles y moteles, las costureras, la fuerza laboral de las maquiladoras...

En indispensable, por ello, que la Comisión Nacional de Derechos Humanos tome cartas en el asunto y se meta a ordenar de veras esta clara situación de injusticia social. También es necesario que apoyemos a toda agrupación u organización que se dedique a defender los derechos de la mujer, a desterrar esta visión machista de la vida y, en especial, de la familia, pues de otro modo seguiremos metidos en esta Edad Oscura de la que no logramos salir.
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada