domingo, 8 de febrero de 2009

Dime lo que comes y te diré si eres macho

A veces menudo es posible diagnosticar casos de machismo gracias a los alimentos que consuma la persona. Esencialmente se trata de platos ricos en colesterol. Observe bien a quienes te rodean, y si comen tres o más alimentos de los que aquí se mencionan, no lo dudes, se trata de un macho. Precaución: en ocasiones, para no despertar sospechas los machos hablan de la necesidad de consumir frutas y verduras, y para ello comen tejocotes, toronjas, zapote negro, nabos, berros y papaloquelite. Van algunos ejemplos. El verdadero macho prefiere consumir cualquiera de estos alimentos en taquerías clandestinas o bajo cualquier foco mosqueado:

Sopa de médula
Tepache, agua de piña o pulque
Chamorro de cerdo
Frijoles de la olla con cebolla y chile picados
Chiles en vinagre
Polla (leche, huevos y jerez)
Tacos de hueva de lisa frita
Barbacoa (o pancita) con salsa borracha
Gorditas rellenas de chicharrón prensado
Costillas de puerco con verdolagas y salsa verde
Patas de cerdo en vinagre
Huevos de tortuga
Riñones al jerez
Salsa de chile habanero
Carne de res, si la rodea una rica tira de grasa
Carnitas surtidas (más cuerito, buche y nana que maciza)
Quesadillas crujientes de sesos
Coctel de ostiones u ostiones en su concha
Lengua de res
Tacos de moronga y de cabeza
Sesos a la mantequilla negra
Hígado encebollado
Tacos de criadillas en tortillas de harina
Mollejas e hígados de res y pollo (cuando un macho come esto en compañía de otro macho, recita en voz alta: "chicharrón con pelos e hígado con pus")
Tostadas de pata
Tacos de ojo y de machitos
Birria, pozole de guerrero y espinazo de cerdo en caldillo rojo
Mole de guajolote
Tortas ahogadas bañadas solamente en salsa de chile
Pancita de res, con mucho orégano y cebolla
Carnitas de res (hechas solamente con "vena")
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada